Advertisement
Advertisement


Acceso a Usuarios






¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí

Archivo de Newsletters

¿Quién está en línea?

Estadísticas

Visitantes: 2048412
Recuerdos del dolor
viernes, 09 de marzo de 2012

Mucho más que deporte: por primera vez un grupo de ciclistas recorrió las Islas Malvinas.En febrero de 2011, un grupo de 6 pedalistas, cuatro de ellos argentinos, recorrieron las Malvinas, reproducimos aquí la nota que el diario de Quilmes les hiciera en su momento.

 

A poco de cumplirse 30 años de la Guerra de las Malvinas, cuatro argentinos, un español y un mejicano, dirigidos por el quilmeño colaborador de DQ, Hernán Meza, se convirtieron en los primeros ciclistas en recorrer las islas en bicicleta. Las experiencias de un desafío deportivo, atravesado por los dolorosos recuerdos de un conflicto que jamás debería haber existido.


- ¿De quién fue la idea de este viaje?

- Entre el año 2000 y 2006 me dedicaba al área de biciturismo dentro de una agencia que se abocaba al turismo alternativo. De aquel entonces quedaron muchos grupos con los que recorrimos Argentina y países limítrofes. Como se hicieron amigos siguieron viajando y el año pasado les comenté la idea, que en aquel entonces no sabía si podría concretarse, de recorrer en bicicleta las Islas Malvinas y se engancharon inmediatamente.

- ¿Cómo lograron llegar hasta las islas?

- Nos pusimos en contacto con un argentino, nieto de isleños, que vive allá y tiene una agencia de turismo. Nunca un grupo de ciclistas había ido a recorrer las Malvinas y menos desde el punto más oriental al más occidental de las dos islas. Anteriormente habían ido grupos de excombatientes, pero no a este nivel de meterse en la vida cotidiana de la islas, alojándonos desde en un hotel a casas de familia.

- ¿Cuán complicado es el viaje?

- La logística fue difícil. Vía Argentina hay un solo vuelo directo por mes y es imposible porque siempre está completo. Entonces tuvimos que hacer Buenos Aires - Santiago de Chile - Punta Arenas - Malvinas, que tiene una frecuencia semanal. La firma Trek nos proveyó las bicis y para trasladarlas tuvimos que pagar un sobrepeso de 700 dólares por tramo. Por eso es que es tan caro viajar a las islas. El vuelo de Santiago, al hacer escala en Punta Arenas, fue revisado de arriba a abajo, ya que donde se aterriza en la Isla Soledad, Monte Agradable (Mount Pleasant), es una base de la Royal Air Force británica.

Restos de una posición argentina en las afueras de Puerto Argentino.- ¿Cómo fue la recepción?

- Buena, no nos maltrataron en lo más mínimo por ser argentinos. Eso sí, desde que llegás sentís que todo el mundo sabe quien sos… igual que en un pueblito, pero mucho peor porque se trata de una isla. El trato cotidiano era muy amable, necesitan del ingreso de gente, de dinero y, sobre todo, de poder charlar con alguien que no sea su vecino al que ven todos los días. Imaginate que en la isla Este (Isla Soledad) viven 2500 personas y en la Oeste (Gran Malvina) no llegan a 100. Un pueblo, como Darwin, donde está el cementerio argentino, tiene solo tres casas.

- ¿El clima fue parecido a lo que se imaginaban?

- Sabíamos que hay viento y que el clima es inestable. En el mismo día se nublaba, llovía, caían piedras… Pensábamos que era una temporada buena para hacer esto y la verdad que no fue así, aunque según los isleños era el mejor clima que podíamos tener. Es muy complicado para andar en bici: la temperatura era de entre 10 y 14 grados, con lluvia casi constante y vientos este-oeste, entonces hay que buscar los tramos donde poder pedalear, lo cual hacíamos con el apoyo constante de dos camionetas. Es como estar en la Patagonia, pero bien extrema.

Iluminados por el fuego

“El atractivo -por llamarlo de alguna manera- para los argentinos, obviamente, es principalmente la guerra y lo que dejó para nosotros como una sociedad que pocas veces participó de conflictos armados. Ver los rastros de ese episodio es muy fuerte. Para un isleño o un inglés, en cambio, es más normal porque por donde caminan desde épocas inmemoriales vivieron en guerra y siguen metiéndose en países. Para nosotros era muy movilizante”, analiza Hernán y las referencias a los combates comienzan a repetirse ineludiblemente a lo largo de su relato.

- ¿Cómo fue el recorrido?

- Del aeropuerto fuimos a Puerto Argentino, donde nos alojamos en un hotel de solo ocho plazas. Su dueño es un chef chileno que editó un libro de cocina cuyo prólogo es de Margaret Thatcher. Las comidas son a base de ovejas, arroz, legumbres y no mucho más. Si bien es una zona costera no tienen pesca.



 
Advertisement
Advertisement

Encuesta

Como ve la participación de la bicicleta como medio de transporte?
 
Facebook
Advertisement
Advertisement

FOTOS IMPERDIBLES

Advertisement